¿Una nueva normalidad digital?