Sábado   9 de agosto de 2020, 11:30 de la noche. Se escuchan disparos cerca de la empresa Petrotal en la localidad de Bretaña  de la provincia de Requena en Loreto. Tres personas muertas, 11 civiles y 6 policías heridos.  El diario digital dice entrelineas “Los manifestantes, entre ellos un grupo de kukamas, protestaba contra la compañía Petrotal, que opera el lote 95 en la zona, y solicitaba la paralización de las actividades, el envío de medicamentos y una mejor compensación por el uso del territorio indígena.”  Un conflicto social más, esta vez   en torno a una empresa extractiva de petróleo, y la  trágica  consumación de tres personas en manos de la policía. 

 

Respecto al uso de armas por el Estado, tenemos unos parámetros que vienen desde la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que dicen que los Estados pueden intervenir en este tipo de conflictos haciendo uso de la fuerza de acuerdo a los criterios del test de proporcionalidad. ¿Test de proporcionalidad? ¿Alguien podría explicarlo? Para entender el contexto de Bretaña, las personas de la localidad eran aproximadamente 70, se manifiestan con lanzas y retrocargas (perdigoneras)  tal como la menciona el comunicado N°05-2020  del Ministerio del Interior.  Entonces, la policía respondió ante los disparos de los manifestantes que ya habían  herido a un efectivo.  Al día siguiente, el ministro de defensa sostenía: “Se aplicaron las normas que regulan el uso de la fuerza policial, con estricto apego a ley y pleno respeto a los derechos humanos” No dispararon a matar. Se dispara para disuadir es la premisa. Una investigación  iniciaba.   

 ¿Se conseguirá resolver la violencia con más violencia? Decía Desmond Tutu “Esa población (haciendo referencia a poblaciones vulnerables de Brasil) precisa de agua, salud, educación. No de armas apuntadas contra ellos.  Bien, no  estamos en Brasil, empero las realidades no son distantes. Varias preguntas surgen,  la primera ¿Cómo debe intervenir el Estado en situaciones de violencia en los conflictos sociales? Y la más importante, ¿Cómo prevenir que los conflictos sociales deriven en violencia – evitar pérdidas de valiosas vidas humanas? 

¿Es un enfoque paternalista exigir que el Estado intervenga? En diciembre de 2019 la Defensoría del Pueblo (DP) ya había mapeado el conflicto considerándolo como un caso en observación que podía devenir en conflicto social.  Y en febrero volvía a informar la misma situación.  El caso fue descrito así por la DP:  “Pobladores de la localidad de Bretaña demandan construcción de Mini Hospital, energía eléctrica las 24 horas, mejoramiento de infraestructura de educación, servicios de telefonía móvil, implementación de Plataforma de Servicios – Tambos y ampliación y cobertura de programas sociales Pensión 65 y Programa Juntos. A la empresa Petro Tal, solicitan que se incrementen puestos de trabajo y se reconozca la jurisdicción del Puinahua como área de influencia directa.”

 

"La anhelada paz y estabilidad nacional en plena pandemia no podrá mantenerse por la fuerza ; solo será posible a través del diálogo y la comprensión."

Las causas del conflicto pueden ser muchas. Desde las más estructurales y las  legales (respecto a la propiedad de las tierras).   John Burton señalaba  respecto a las causas del conflicto, que se origina en las necesidades humanas insatisfechas. El abandono social es evidente en las comunidades de la selva. Más ningún caso justifica la violencia. También existen  factores culturales que podrían influenciar en el conflicto.  Para sorpresa de muchos, Santiago Manuin líder del pueblo awajún decía que una de las peores formas de racismo es aquella que presenta a los indígenas como colectivamente virtuosos y bondadosos, incapaces de ser realmente libres o hacer el mal (Arellano, 2011). Entonces es necesario considerar otros factores.

¿Qué otras alternativas  deben preferirse antes de usar la fuerza  para evitar que se lesionen los derechos de los protestantes? ¿Y qué hay de los policías heridos? La anhelada paz y estabilidad nacional en plena pandemia no podrán mantenerse por la fuerza; solo será posible a través del diálogo y la comprensión. No más muertes. Precisamos la paz, la gobernabilidad y el establecimiento de una cultura democrática basada en el ejercicio del diálogo. 

 

Heidi Paredes Cueva 

Fuentes de información

Ojo Público https://ojo-publico.com/2006/violencia-deja-tres-indigenas-muertos-en-loreto

Defensoría del Pueblo – Reporte de Conflictos Sociales N°190 y N°192

Ministerio del Interior.  Comunicado N°05-2020

Arellano, J. (2011).  ¿Minería sin fronteras? IEP. 

Conflictos sociales

1 Artículos

Covid-19

6 Artículos

Economia

19 Artículos

Educación

2 Artículos

Local

2 Artículos

Mercados

4 Artículos

Mundo

3 Artículos

ODS

2 Artículos

Política

11 Artículos

Sin categoría

2 Artículos

Tecnología

1 Artículos

Turismo

1 Artículos

You May Also Like
Comments

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Posts Slider